A fines de los años 60 se inició un proyecto faraónico: crear la Ciudad Deportiva de la Boca (del club Boca Juniors). Durante años se avanzó lentamente, se proyectaba construir allí un nuevo estadio. Cuando llegó la dictadura militar, el sueño se abandonó para siempre. Alrededor del año 2010, los terrenos fueron comprados por una empresa conocida por ser dueños de varios Shoppings. El plan para esos terrenos fue convertirlos en un barrio exclusivo, al estilo de Nordelta o Puerto Madero. Un impedimento para este plan es solo un pequeño río separa esta “futura Venecia” de la Villa Rodrigo Bueno. No se sabe cuándo se contruirá este barrio exclusivo y se terminará de demoler el único edificio que se construyó en aquel entonces: una vieja confitería que mientras tanto va desapareciendo lentamente de la memoria. Una ciudad que nunca fue.